Aperture:

an opening,

a beginning.

A simple gesture

replacing matter

with void which

can now be

occupied with

infinite

creations.

an opening, a beginning.

A simple gesture replacing

matter with void which

can now be occupied with

infinite creations.

Aperture FW17
Campaign

Una apertura nace de una grieta, es un inicio: basta con un gesto simple y la materia es reemplazada por vacío que ahora se puede ocupar con infinitas creaciones. Es la posibilidad de ver más allá, de crecer libremente y nutrirse de todo tipo de perspectivas para contar historias desde diferentes puntos de vista. La apertura nos lleva a una búsqueda por la belleza que está floreciendo en otro lugar.

En Loreak la vemos como una clave para reinterpretar nuestros valores, para reconocer nuestra identidad y añadirle capas a lo que entendemos por ‘hermoso’. La vemos como la ruptura que hace que cambie el rumbo del camino, como una abrazo que abarca todo. Es la grieta que permite romper la superficie para excavar en busca de nuestras raíces al tiempo que nos ponemos en marcha, que crecemos y nos abrimos al mundo.

Hoy queremos enfrentarnos a lo inesperado, pero conscientes de quiénes somos y en quiénes nos queremos convertir. Vemos el mundo con una mirada diferente y abrimos la puerta para colaborar con otras marcas, para invitar a pasar a colegas y amigos que tienen tanto para aportar y con quienes ampliaremos el alcance de nuestras creaciones.

Aperture: sintonizamos la esencia y esbozamos el ethos del potencial infinito.

Watch the Stone Dialogues teaser

Una montaña erosionada por ese gesto reiterativo del hombre rompiéndola durante siglos, y también por el viento, el agua, el sol… su forma ha sido constantemente modificada, su superficie se ha ido volando con el viento.

  • Audio #1
  • Audio #2
  • Audio #3
  • Audio #4
  • Audio #5

Stories:

Stone Dialogues

Loreak Stories:
Stone Dialogues

La moda es una búsqueda y una expresión de la belleza. A veces surge en vívidos talleres urbanos en los que diseñadores corren de un lado a otro comentando sobre colores, telas y formas. Pero, algunas veces, germina en escenarios totalmente diferentes. Algunas veces hace falta la calma silenciosa y solemne que sólo la naturaleza sabe darnos. Y en esta ocasión la encontramos en una cantera en el corazón del País Vasco. Un paisaje transformado constantemente por la armonía vacilante entre bloques de roca y el vacío que dejan detrás cuando son removidos por el hombre.

Esta montaña ha sido erosionada por la incansable repetición del mismo gesto a lo largo de los siglos. Y, sin embargo, al pararnos frente a ella nos invade una sensación de humildad: somos demasiado pequeños comparados con su inmensidad, nuestro tiempo en la tierra es demasiado breve, nuestro trabajo a penas significativo. La naturaleza es nuestro único hogar y contemplarla nos recuerda lo maravillosas que pueden ser las cosas sencillas: cuánta elegancia hay en la sobriedad, y cuán bella es una roca en bruto; nos recuerda que lo moderno puede ser atemporal; que hay sofisticación en lo que no está adornado y que se puede hallar el equilibrio perfecto entre brutal y sutil, entre robusto y elegante.

Y hay más razones por las que hemos tomado la cantera como punto de partida: está la emoción que sentimos al exponernos a esa sensación de lo desconocido que sólo existe en la naturaleza, la expectativa que llega con cada nueva aventura. Y luego, la forma casi meditativa en que este lugar cambia constantemente haciéndonos olvidar el carácter ornamental de una pieza de mármol, porque es el proceso el que cobra un valor mayor que cualquier resultado final. Lo que importa es el camino: es éste el que nos da alegría y nos hace comprender. Es éste el que nos permite encontrar la felicidad en las cosas más sencillas de la vida: la belleza cruda, la armonía de lo salvaje, las relaciones humanas, una vista que nos deja sin aliento.

Loreak Stories:
Stone Dialogues
(Making Off)

Hace unos meses hicimos un estudio de identidad de marca que nos llevó a explorar a fondo un paisaje de nuestra tierra.

Teníamos muchas ganas de visitar la cantera y conocer de primera mano cómo era la experiencia de los marmoleros cuando estaban trabajando allí. Nos intrigaba ese aspecto peligroso, esa sensación de lo inesperado y percibimos en esta visita la oportunidad de vivir una gran aventura. No podíamos haber estado más emocionados.

Pero una vez llegamos, entendimos que este viaje no se trataba tan sólo de encontrar el mármol. Se trataba de la amistad, de una forma de vida más sencilla, de darnos cuenta de lo poco que necesitamos para ser felices. Tan pronto como llegamos y nos instalamos, salimos a contemplar la imponente vista y nos invadió una sensación de paz. Este lugar es tan diferente a los ambientes urbanos de París, Londres y Madrid en los que solemos buscar inspiración...

No había información, no había comentarios sobre moda, ni reuniones en torno a la ropa. Tan sólo un diálogo con las piedras. Estando ahí parados intentamos encontrar el hilo que nos unía a la cantera y a los marmoleros. Miramos alrededor en busca de respuestas; instalamos sobre la roca gris nuestro equipo fotográfico y de video; desplazamos bloques de tres toneladas de mármol para crear el escenario ideal de la sesión fotográfica; miramos hacia arriba, miramos hacia abajo y en torno buscando los encuadres soñados para nuestro video.

Y de repente supimos. Esa conexión que buscábamos estaba en los valores, en ese deseo de ver revelada nuestra identidad. Y supimos que lo importante era el camino y no dónde iba a parar. Aunque queríamos ver ese bloque perfecto y hermoso de mármol negro, habíamos entendido que lo más bello, lo mejor de todo, era la aventura de ir a buscarlo.

Existe una teoría principal para explicar la etimología de la palabra “Marquina”: La región fue fronteriza en la Edad Media y, hace más de doscientos años, el lugar habría recibido el nombre de “marca”, que luego se convirtió en Marquina, probablemente para significar “pequeña marca”.

La naturaleza nos contiene, o nos pone en movimiento. Provoca la edificación pero también la ruptura. La ruptura nos acerca a nuestra esencia y cuando la encontramos, nuestra mente se expande, se libera.

00:00